Dirk y Dominique, dos belgas que han perdido su corazón en España.